Microcemento En Cocinas

Microcemento en cocinas es una respuesta práctica y moderna, sobre todo en momentos de fuertes adversidades financieras, como ahora.La cocina es un ambiente muy transitado, tanto en casas particulares como en Empresas, comedores o restaurantes. Por eso es importante buscar un material para revestir paredes y pisos que sea resistente, impermeable y duradero, que le haga frente a las pisadas permanentes, golpes, ralladuras, grietas, resquebrajamientos, humedad y filtraciones.La solución es cada vez más el microcemento, que posee ésas y otras cualidades.

Microcemento en cocinas

Aplicación del microcemento en cocinas

Similar al plástico, nuestro  material resinado posee uno o dos componentes (monocomponente o bicomponente). En caso de que tenga dos, al mezclarlos y amasarlos resulta un material altamente resistente, aunque flexible a la vez, que recrece unos 2 ó 3 milímetros cuando se lo aplica (ten en cuenta que el cemento común recrece 5 milímetros aproximadamente).

En cuanto a su aplicación de microcemento en  cocinas, le dará una terminación muy rústica. Sobre nuestro  material se podrá trabajar dibujando abstracciones, rayas, vetas y otros diseños. Por esta razón, y por la cantidad de pigmentos y colores que ofrece el mercado, este polímero es uno de los cementos más buscados por todo el mundo.

Arquitectos, decoradores y diseñadores recomiendan probar con microcemento en cocinas. Es un material que tiene múltiples particularidades positivas. ¿Por qué no invertir en él, entonces?:

– Acabado exclusivo. Con un poco de creatividad, la vanguardia en tu cocina estará a la orden del día. Rusticidad y delicadeza a la vez podrían ser, por ejemplo, uno de los resultados.

– Puedes elegir los colores que se te ocurran, e incluso pedir una tonalidad en especial para ti. Nuestra empresa de microcemento la preparará con gusto.

– El microcemento es adherible a TODO y CUALQUIER solado, en el interior o el exterior de la cocina.

– La colocación es rápida y sencilla porque se aplica directamente sobre la superficie, sin necesidad de retirar el material ya colocado antes, lo que evita ensuciar la cocina con escombros y polvo. Tampoco hay que dibujar juntas, por lo que el acabado es liso y homogéneo, con las terminaciones que quieras diseñarle.

– Debido al punto anterior, el ahorro de tiempo es notable, y no tendrás que mudar todos los utensilios hasta terminar el trabajo. Puedes seguir cocinando allí si lo deseas.